domingo, octubre 09, 2005

conversación en la mente

Me suceden cosas raras. O quizás no sean raras. Simplemente me gusta pensar que son raras porque no me gusta ser igual. Entonces son cosas raras.

Siéntate en la combi. Un día cualquiera por la mañana. No saques un libro, tampoco prendas el discman. Ponte a divagar. Piensa en ella, piensa en él. Piensa en eso o piensa en lo otro. A tu mente van llegando formas, cosas, deseos. Se te ocurren soluciones, te complicas más. Llegas a acordarte de algo sin saber como lo relacionar eso a lo primero.

Me gusta encontrar la relación entre lo que pensé hace 5 minutos, retrocediendo pensamiento por pensamiento. Buscando conexiones.

También me gusta pensar en canciones, pero no viene al caso.

Así mientras estoy sentado en el micro, caminando por la calle o esperando algo, empiezo a divagar. Y de repente mi boca pronuncia alguna palabra o frase. No tiene ninguna relación con el contexto en el cual me encuentro. Simplemente mis pensamiento se trasladaron a mi boca y no lo pude evitar.

A veces digo un "claro, tenía que haber dicho eso" o se me sale "calla conchetumare". Y la gente se me queda mirando. Como extrañada o pensando en que estoy loco. Y luego yo pienso que estoy loco, pero me doy cuenta que no es locura sino costumbre.

Sale con mímica también. Entonces puedes verme moviendo el brazo mientras emito algo sin sentido mientras estoy sentado en el asiento de una combi. O mientras camino. Es cómico para los otros. Luego me doy cuenta y me arrocho. Y cuando me arrocho me da calor y me pongo rojo.

Sin embargo lo vuelvo a hacer. Y por divagar tanto no reconozco a personas. O me pierdo y olvido lo que tenía que hacer. Como hasta hace unos minutos que entré a blogger y por divagar en la inmortalidad del mosquito, me había olvidado que iba a escribir sobre esto. Quizás eso hubiera sido mejor.

no suelo pensar
que los demás me entienden ni un momento
y una vez que empiezo a hablar
mis vomitonas me convierten en un descarado
Iván Ferreiro - Ciudadano A
Nota mía: Ivan Ferreiro, antiguo cantante de Piratas tiene un blog que hoy he agregado a mis enlaces en la parte de arriba. Revísalo y escúchalo. (gracias cuca)

10 comentarios:

cSlacker dijo...

Divagar sin sentido muchas veces tiene sentido, no el sentido comun que la gente esta acostumbrada a percibir o a ver... ese "calla conchetumadre" por algo salio

son cuestiones para ponernos a pensar...

djmaghim dijo...

aaaaaaaaaaaaah tu eras el loquito borrego q convulsionabas en la combi el otro dia y devias may may maymaymaymaymay , yo dije este chico esta loco , entonses la proxima ves q te vea te doy tu lapo para q te calmes ya?
saluditos

Cinder dijo...

meditar en la combi, bueno yo iba muy incómoda en ella, pero aún así, tenía tiempo de meditar, ahora lo hago en la tranquilidad del bus, aunque de vez en cuando algo me distrae.

esperanza dijo...

mi mejor amiga vivía en chaclacayo y se iba a la puc todos los días, el otro día me dijo que los mejores libros los leyó en la combi, ahora tiene carro, ya no lee...

(dopa)Mina dijo...

Cuando estaba por allá,duarante el recorrido del micro,solía tener los pensamientos mas variados, desde los tristes hasta los más alegres, aunque los alegres siempre eran los principales, entonces tenía miles de motivos para sonreir. Ahora,no quiero pensar mucho cuando el bus vaga por estas calles, por que siempre tengo el mismo triste pensamiento..estas calles no las debería estar viendo sola, estas calles merecen ser vistas por sus ojos tambien :(

Camila dijo...

lo mismo le pasa a mi madre, habla sola cuando en serio solo quiere pensar, antes pensaba que era loca pero ahora ya me acostumbré

CeCiCa dijo...

esta bueno
el ivan ferreiro ese...
osea su blog!!!!!!

beso beso
ceci!

digler dijo...

me pasa frecuentemente que recuerdo algo gracioso y comienzo a reirme en el bus. prefiero recordar cosas graciosas a meditar

maria cannabis dijo...

Me he identificado muchisimo pues me sucede exactamente lo mismo. Uso mi mente como aparato de vhs, rebobinando una y otra vez las escenas agaradables o remordiéndome la conciencia con las malas.

También hablo sola, pienso en voz alta. O saboreo las palabras bonitas que alguien me haya dicho.

Lo malo es cuando sucede en clase, de pronto es una cadena: el profesor menciona un lugar,r ecuerdas que en ese lugar estuviste hace poco, recuerdas que te compraste un disco, que ese disco se lo prestaste a un pata, que ese pata y tu tuvieron una juerga hace poco, que en esa juerga se malogro tu reloj, que tienes que llevar a arreglar el reloj, y ahora como hago si no tengo plata y ese reloj es tan bonito, si mi papá se entera que se malogré se molesta...

En eso te das cuenta que te acabas de perder la mitad de la clase.

ultraist transmogrifier dijo...

me pasa. sola y en conversaciones tambien.