miércoles, diciembre 26, 2007

esas navidades

si alguien me pregunta "¿cómo recuerdas la navidad de chibolo?" diría que recuerdo ese árbol de navidad plomo que seguro no pasaba de un metro veinte pero que de chibolo me parecía enorme. las bolas de todos los colores y el nacimiento que armábamos sobre el viejo tocadiscos y que tenía figuras de yeso compradas en el mercado de lince.

y mi hermana y yo cantando villancicos.

también recordaría que en la primera navidad en la segunda casa hubo apagón y el árbola diminuto carecía de la alegría a la que estaba acostumbrado. de todas formas tuve la sonrisa en la boca cuando abrí mi regalo y vi una tortuninja dentro de él. viejas épocas.

no recuerdo cuando fue que me dejó de gustar la navidad. creo que fue luego de hacer la confirma, allá por el '97. y creo, también, que desde ese año dejé de involucrarme en todos los preparativos para la misma. salvo bajar las cajas del depósito, mi aporte a crear el ambiente para las fiestas era mínimo.

y mi mayor afán eran las chelas del 24 con la gente del cole.

era mi hermana mayor la que se encargaba de armar el árbol, ahora ya mucho más grande (aunque usarme de referencia no diga mucho) y decorado solamente con tonos de dorado y luces blancas. el nacimiento pequeño con figuras de más de un siglo de antigüedad (heredadas) y la corona de adviento.

más luces en la fachada de la casa, blancas y sin música, duendes con carteles y esas cosas que para mí son tonterías. pero ahí estaban, y era mi hermana la que se encargaba de colocar todo, de ordenarlo, de ponerlo "bonito".

mi hermana viajó hace unas semanas a estados unidos con esos programas de trabajo para estudiantes. me ahorraré cualquier comentario sobre lo que pienso de ellos. pero obviamente no pasó navidad por acá y entre todo el ajetreo no se dio tiempo para arreglar la casa.

fue mi otra hermana, que no tenía tantos ánimos tampoco. y bueno, al final la casa terminó decorada, los regalos bajo el árbol, el champagne a las 12 y la comida sobre la mesa. pero faltó algo de la chispa, los juegos, los gritos y la diversión. esa que daba la gorda.

y quizás este post solo sea para decir que la extraño. a ella y a sus tonterías.

ladytron - sugar
y también para que se olviden del post anterior.

6 comentarios:

chuculun dijo...

pues yo ponia unas luces arriba de la puerta del garage en mi casa y como no estaba yo mi awela casi se saca la remugre chessssssss

regina reinadecapitada dijo...

diría que recuerdo ese árbol de navidad plomo que seguro no pasaba de un metro veinte pero que de chibolo me parecía enorme.

confiesa que aún te lo parece

Inadecuada dijo...

nunca olvidaremos el post anterior muahahaha

kara::kara dijo...

cierto, nunca lo olvidaremos :D

busy bossy dijo...

no me sorprende que lo que más te afane de la navidad sean las chelas del 24 eh
tal vez algún día entre todos logremos llevarte con engaños al AAA y no me refiero a la asociación de artistas aficionados eh
e
heh
eheheeh

peregrino dijo...

Bueno yo también perdí ese cariño por la navidad hace muchos años, pero ya lo saben.

Nos queda disfrutar por los niños de la familia y por los días libres.

Nos leemos.