viernes, diciembre 02, 2005

espía

Chico sin blog escuchó de una reunión a realizarse en Barranco. Debido a su innata curiosidad quiso aparecerse por ahí y pasar desapercibido. Quería revisar los comportamientos de ellos y entender que podían tener en común. Había escuchado (dice) que las reuniones terminaban a altas horas de la noche.

Chico sin blog enrumbó al punto indicado, tratando de llegar tarde y rogando que ningún conocido lo vea en La Noche solo, tal cual iba y tal cual se retiraría. Al llegar notó un grupo grande al fondo donde se confundían edades y estilos, por lo que decidió no acercarse y sentarse en la barra. Pidió un trago esperando hacerla larga y se dedicó a observar de manera muy caleta.

Vio como el grupo de gente iba aumentando. Le costaba reconocer a los asistentes o quizás era porque desconocía a la mayor parte de ellos. Será que no ha leido sus blogs ni los leerá. En realidad solo reconoció a una chica con una cámara y unos cuantos más. Vio que luego llegó un chico apurado, se sentó y se fue. Le pareció extraño.

Regresó el chico apurado y pidió un trago. Uno de sus amigos se excitó con el nombre del trago y chico sin blog no pudo evitar reirse. Era el mismo trago que él estaba tomando. A chico sin blog le pareció raro ver algunos uniformados. En realidad le pareció algo geek y agradeció no ser uno de ellos.

Casi se aventura a ir a la mesa cuando escuchó comentarios acerca de la prohibición de llevar polos publicitarios. La idea le pareció ridícula desde que se la comentaron, pero no había tenido opción de participar. Tenía ganas de cambiar el "yo blogueo" que decía el cartel de la puerta por un "yo blogueo con publicidad". No lo hizo sin embargo.

Chico sin blog vio como algunos seres masculinos empezaron a babear por cierto espécimen del género opuesto. Le pareció gracioso aunque algo deprimente. Finalmente vio que las mesas quedaban chicas y se escuchaban voces para ir al segundo piso. Chico sin blog por un lado quería que se queden para poder seguir su trabajo de espía. Por otro lado quería que se vayan para así tener ya motivos para irse a la fiesta donde le esperaban.

Cuando se fueron, decidió terminar su segundo Ruso Negro. Una vez que lo hizo, fue al baño y de paso pudo observar al grupo. Eran más. Tenían más alcohol. Había una cara de amargo. Que viva la publicidad.

Felizmente a chico sin blog no le tomaron foto.

Porque yo soy una especie diferente a vos
y cuando quiero me voy sin una explicación
no necesito reglas, no necesito moral
Ataque 77 - Ojos de Perro

7 comentarios:

Strange dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
diego dijo...

señor strange, por qué borra su comment? si estaba tan lindo.

Maria Hierba dijo...

la próxima vez asistiré a la reunión con mi máscara de kato y mi polo de detergente ariel :S

djmaghim dijo...

y si era espia como tu sabias???

ademas a mi me dijeron q fueron pocos ...

en fin ...

yo quiero un ruso blanco(hablo del trago eh)

Cyan dijo...

Yo sólo fui un ratito, pero al menos noté que la reuna estaba amena.

ultraist transmogrifier dijo...

yo tengo foto del espia del bar. salio en una de las muchas.

so..

Faba dijo...

ni aunque quisiera puedo ir...